Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Febrero de 2010.

Luciérnagas

20100208215728-carnaval-venecia.jpg

Luciérnaga en la noche,

lucecitas caprichosas,

estrellitas de tierra firme,

traviesas y errantes

difuminadoras de rumbos

de taciturnos enamorados

que buscan, sombrero y vino,

compañía más allá de la noche.

Luciérnaga en la noche,

farolillo colorado,

de cuerpo terso y suave

en lecho de satén alumbrado.

* Autor: José Alberto de Quintana de León.

08/02/2010 21:57. guallavitoclub ;?> No hay comentarios. Comentar.

Dedicado al amor de mi vida. TE QUIERO OKAPIT

20100209194810-1979357mjeq1vdzcj.gif


PEQUEÑO CUENTO DE AMOR
Érase una vez un universo oscuro, un universo negro, un universo helado y matemático.

No se sabe por qué, dos estrellas se miraron y se enamoraron. Tan grande y hermoso fue su amor que dejaron de describir infalibles órbitas elípticas para dibujarse tiernos corazones entrelazados.

Se querían tanto..., pero la distancia era grande, y no podían acariciarse ni besarse. ¡Si por un solo instante pudieran estar juntas! Pero eso estaba prohibido en un universo oscuro, en un universo negro, en un universo helado y matemático.

Aun así no se resignaron a vivir separadas, alejadas por un denso y silencioso vacío; así que decidieron quebrantar la eterna ley del perfecto y ordenado universo. Con un cómplice guiño se salieron de sus órbitas convirtiéndose en dos estrellas fugaces, dirigiéndose a un mismo destino a la velocidad del deseo y el cariño.

Tan sólo querían besarse; sabían que ése sería su primer y último beso, pero a pesar de ello continuaron vertiginosas su sendero suicida..., hasta que se encontraron, fundiéndose en un luminoso y bello abrazo de amor y de muerte. Fue el precio que tuvieron que pagar por quererse en un universo oscuro, en un universo negro, en un universo helado y matemático.

Ellas fueron las primeras, pero si alguna noche de verano, mirando el cielo, ves una estrella
... (continúa)
09/02/2010 19:48. guallavitoclub ;?> Hay 1 comentario.


Leyenda china

20100212115345-thumbnail.jpg

Un hombre estaba poniendo flores en la tumba de su esposa, cuando vio a un hombre chino poniendo un plato de arroz en la tumba vecina.
El hombre se dirigió al chino y le pregunto, levemente burlón:
- " Disculpe, señor, ¿de verdad cree usted que el difunto vendrá a comer el arroz?
- " Si ", respondió el chino, "cuando el suyo venga a oler sus flores .. "
(Leyenda china)

12/02/2010 11:53. guallavitoclub ;?> Hay 1 comentario.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris