Facebook Twitter Google +1     Admin

Un paseo por el vacío - Por Comella Firmet

426083.jpg

La puerta de casa estaba entreabierta, en un principio me pareció raro. Entonces, cuando estaba en el descansillo salió mi madre cargada con unas bolsas que dejó allí mismo para luego tirarlas al contendor de la basura. Yo no le dije nada, sólo pasé por su lado, le sonreí y acaricié sus rubios cabellos con mis dedos  … ¡Qué melena más bonita! Tenía muchas ganas de abrazarla, de darle millones de besos pero me aguanté, aún sabiendo que por mucho que ella no lo exteriorizara me echaba muchísimo de menos. Su frialdad ante la nueva situación no me impresionaba, ella era muy fuerte pero yo sabía a ciencia cierta que mi repentina marcha le había dejado un gran vacío y que no lo llevaba nada bien.

Antes de subir la escalera para llegar a mi habitación eché un vistazo a la cocina, ahí estaba mi padre, que ni se inmutó ante mi presencia. Me dirigí a mi cuarto para desvestirme y ponerme cómoda, como hacía siempre antes de comer. Aunque ahora lo veía un poco absurdo porque ya no tenía cama allí para echarme la siesta más tarde. Entonces fue cuando al abrir la puerta, una vez más, me di cuenta de la realidad dura y pura.

Ahí estaba mi habitación, totalmente cambiada. Por muchas veces que entrara no daba crédito. Todo tan distinto… La mitad de mis cosas obviamente no estaban y el resto: movidas de sitio. ¡Había pasado tan poco tiempo desde mi marcha! ¿Tanta prisa tenían en cambiarlo todo? ¿Tanto estorbaba? Cuando abrí el armario se podían ver pocos signos de lo que había sido mi gran colección de “trapitos”, no habían pistas de mi desorden pero sí un montón de cajas de zapatos de mi madre y uno o dos pantalones, también de ella. Fue entonces cuando me di cuenta realmente de todo lo que estaba sucediendo. “Los cambios son así” me dije. Lo tenía que asumir, yo ya no vivía en esa casa, eso estaba claro. Pero no podía evitar seguir yendo a comer allí al mediodía, e incluso alguna noche, no podía dejar de ver a mi madre, de subir peldaño por peldaño lo que había sido la escalera de mi casa, de observar como si fueran nuevos tantos y tantos detalles que antes me pasaban inadvertidos, de echar de menos tantas cosas a las que antes no daba valor… Tantas veces hablando de independizarme… Y ahora…

Supongo que no podía pretender que todo siguiera igual que siempre y como hasta el momento, como si de un aposento intocable se tratara. La vida sigue y mi madre pondría sus cosas allí, en lo que había sido mi espacio, al igual que mi hermano, quien aprovecharía al máximo lo que ahora era un vacío baño común. Me fui a verlo… Como si lo echara de menos también. Y allí me senté en “el trono” (como solía decir el que había sido mi último novio) y en ese santo sitio, apoltronada, y con los pantalones bajados no puede evitar que me cayera una lágrima. 

- ¡Yo ya no vivo aquí! ¡Esta ya no es mi casa! – la pena atravesó desgarradoramente mi alma para luego hacerse grito contenido. Sentía rabia, impotencia... Pero también un escalofriante alivio que no entendía… Tristeza. Me sentía tan rara… Había una parte de mí que quería volver y otra que sabía que lo que estaba viviendo era una etapa nueva y que la tenía que emprender sin miedo. ¡Valiente!

Me sequé los indicios de nostalgia con la punta de una toalla húmeda que mi hermano tenía colgada en la mampara de la ducha… Sonreí apabullada, me di cuenta de que el pobre ahora tenía muchísimo más espacio que antes para dejar sus maquinillas de afeitar y su gomina, las cuales siempre habían ocupado una milésima parte de lo que lo habían hecho todos mis productos y “potingues”.
Escarché mi pelo y respiré profundamente como si no hubiera pasado nada, bajé las mismas escaleras que había subido para luego sentarme en la cocina y comerme un plato de macarrones que mi madre nunca me puso en la mesa porque mi apetito, al igual que mi vida, se quedaron en el cruce de una carretera una fría noche de octubre, hace hoy varios meses.

* Autora : Comella Firmet


 

21/10/2005 16:53. ;?>

Comentarios > Ir a formulario

guallavitoclub

Autor: Infierno

Aunque era previsible el final de la historia, no puedo por menos de recordar a unos amigos míos que ya no están, murieron en la carretera hace ahora 6 años, en vísperas de mi cumpleaños (mes de diciembre) Desgraciadamente es un "cuento de terror" que no logramos terminar con él

Fecha: 22/10/2005 11:57.


Autor: Trini

Un estupendo cuento más triste que terrorifico, muy apropiado para Halloween. Me ha gustado.

Un abrazo

Fecha: 22/10/2005 12:38.


gravatar.comAutor: intih-david garcia garcia

Autor: intih-david garcia garcia

Que curioso y grandes amigos somos todos los del mundo del blog.Linkeados los unos a los otros y los otros a los unos.
Que no falten los elogios y las adulaciones, que el ser humano gusta de esto aúnque los misántropos sabios se encargaran de querer contarnos justo lo contrario.
Sois todos geniales, brillantes, únicos, expresivos, personales y profundamente interpersonales, de un link a otro link y encuentras la minas de oro y las perlas que yacen bajo los inmensos océanos de internet en forma de blogs.
¡Que todos te conozcan!, ¡que todos nos conozcan!, ¡que todo se conozca!

Saludos de España: Soñador de luz.

PD:No olvides LINKEARTE CON LOS MAS VISITADOS Y MEJORES BLOGS, Enseguida conocerás la fama y la gloria.

Publicado por Soñador-de-luz (http://spaces.msn.com/members/intihlon/

Fecha: 22/10/2005 16:46.


Autor: Infierno

Vaya, parece que nuestro nuevo blogista tiene un particular modo de darse a conocer, poniendo a los blogs de los demás a escurrir... Curiosos blogistas...

Fecha: 23/10/2005 12:00.


Autor: Soldadito

Que lastima que no me encuentre entre mis compañeros.
Me ha gustado mucho como a quedado la web ;)

Fecha: 23/10/2005 14:38.


Autor: Comella

David García y ect ¿Has estudiado Publicidad en una escuela barata?

:)))

Gracias Trini, Infierno y Soldadito por vuestras opiniones, que si hubieran sido malas hubieran tenido el mismo valor para mi, ya que me gusta mucho aprender de las criticas ;) Un fuerte abrazo.

Fecha: 24/10/2005 09:20.


Autor: Merche

Me quedé con ganas de más.
Y los macarrones se enfriaron en la mesa...
Un beso, Comella

Fecha: 24/10/2005 10:17.


Autor: Goreño

Emotiva y triste historia, pero tan normal como la vida misma. Pero me gusta especiañmente tu prosa. Saludos

Fecha: 24/10/2005 10:20.


Autor: Comella

Muchas gracias Merche y Goreño. Para mi es importante saber ¿qué tal? este relato, porque hacía muchísimos meses que no escribía nada, primero por falta de tiempo y segundo por falta de iniciativa, inspiración y muchas "sobras" de pereza. Un cálido saludo a los dos.

Fecha: 24/10/2005 10:25.


Autor: Pablo A

Bonita historia para la noche de difuntos, Come :)

Un saludo.

Fecha: 24/10/2005 10:37.


Autor: Comella

Asias Pablete, esta semana subiré el tuyo ;)

Fecha: 24/10/2005 10:44.


gravatar.comAutor: almena

Comella, me ha encantado encontrarme con un relato tuyo. Eres tan generosa, siempre poniendo únicamente los de los demás...
y éste... mmm melancólico... y triste.
Y el golpe de efecto final...
Un abrazo, preciosa

Fecha: 24/10/2005 11:28.


Autor: bolo

es una buan historia, me alegro mucho haber leído este relato varias veces, muchas gracias por compartirlo

un beso

Fecha: 24/10/2005 11:32.


Autor: Comella

He de reconocer que me cuesta subir mis propios textos, no sé... Creo que soy mejor lectora que escritora, disfruto mucho subiendo los relatos y los poemas de mis amigos. Un besazo Almena y para tí también Bolillo ;-)

Fecha: 24/10/2005 11:46.


gravatar.comAutor: Anado

Hola Comella. Es curioso el tema de este relato, hace bien poco escribíamos en Annlea sobre "El viajero que regresa", le habría ido como anillo al dedo. Buen trabajo niña.

Un beso.

Fecha: 24/10/2005 12:04.


gravatar.comAutor: Comella

Gñgñgñg, he llegado tarde y mi inspi ya ni te cuento ;) ¿Puedo mandarlo igualmente o el plazo es insobornable?

Fecha: 24/10/2005 12:09.


gravatar.comAutor: LeeTamargo

...Recuerdos que regresan como fantasmas al lugar donde amaron vivos... ¡Conduce con cuidado, niña! ...¡Me gustó, Comellita! SALUDANDO:
LeeTamargo.-

Fecha: 24/10/2005 19:27.


gravatar.comAutor: Espuma

ya te lo mdije Comella; es un relato genial, con un final inesperado

(si no es porque sabíamos que era de Hallowen, no hubieramos esperado ese final)

un placer enorme.

Fecha: 25/10/2005 18:53.


gravatar.comAutor: Juan José Noche

Meiga, tiene toda tu magia!

un abrazo desde el fin del mundo

Fecha: 25/10/2005 23:32.


gravatar.comAutor: Comella

Muchas gracias Espu ;) Se agradecen los piropos Noche, da gusto subir a Guallavito un relato propio con estos comentarios. Un besazo a los dos.

Fecha: 26/10/2005 09:59.


gravatar.comAutor: Ly

¡Jo Ness, siempre te quedas conmigo. Ya era hora de que subieras algo tuyo a tu página tía! Un petonet.

Lydia

Fecha: 26/10/2005 12:02.


gravatar.comAutor: joseme

, nos has descrito el vacío con un ejemplo tan real, que me dejas sin palabras... Como cuando vendió mi madre la casa donde nací, y le dije adiós a mi infancia... ¡Qué lejos que quedaba, que cerca quedó el vacío que ocupaba...!
Venga un besote, editora.

Fecha: 30/10/2005 12:44.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris